Benjamín

jueves, 13 de diciembre de 2007

Tengo que dejar de hacer esto. Salir a comprar una remera como un ser humano simple y volver consternado, sorprendido y abrir el portátil y empezar a escribir. Sucede que hace unas horas me pasaron algunas cosas y mientras venia en el auto se que nuevamente tiene que ver con el puré de manzana y por eso creo que tengo algo para contar.

Cuando era muy pibe tuve mi primer amigo, un nene que vivía cerca de la casa de mi abuela. Se llamaba: Benjamín. El era el nene con aspecto de bueno, short de blanco impecable, remera a rayas planchada, y jugaba sin apoyar las rodillas. Su vieja de profesión maestra siempre estaba pendiente del benja.
Yo siempre fui y seré el mismo salvaje, en el interior, en casa de mi abuela se recibe siempre en épocas zafra: El Hollín que proviene de la quema de caña, una especie de mierda negra que llueve todos los días en esa zona. Sea el día que fuera YO SIEMPRE estaba lleno de hollín.
Cualquier fuera el juego, SIEMPRE ME REVOLCABA, por eso, estaba siempre sucio. Benjamín era el típico nene de tez blanca, rubio, de hablar pausado, impecable, bien peinado y con cara de “yo no fui”. Yo la perfecta antitesis, morocho, siempre sucio, hablaba gritando y no sabia lo que era peinarse, fui y seré un salvaje.
Benjamín tenía todos los juguetes que cualquier niño de 7 años deseara, la colección de autos completa, los puentes, los ladrillos e incluso poseía un bien mágico para cualquier niño: Benjamín en la década de los ochentas tenía un Auto a Radio Control. En ese entones era como tener un OVNI estacionado en el garage (de otro planeta).
Su madre era la perfecta imbécil abandonada con razón, sobre protectora, aparentadora, falsa y ciclotímica. Y a todo este cóctel se le sumaba que jugar con benjamín a los 7 años era jugar de una manera muy particular.
El primer día que fui a su casa me mostró todo su arsenal de juguetes y con mis ojos iluminados me dijo:

- Yo voy a jugar, y vos vas a verme jugar, porque YO no presto mis juguetes.

El jugaba con sus juguetes y YO SOLO MIRABA. Los soportaba tenia una tremenda extorcion de arsenal de juguetes modernos y luminosos. Talvez a los gritos apenas soltaba un:

- Benja jugá con el camión marrón que esta muy bueno.

Un día jugando en su casa a benja se le ocurrió un juego muy bueno: Insultar a las personas desde el segundo piso y esconderse luego de hacerlo, ¡¡ERA MUY DIVERTIDO!!. Una Señora pasaba y le gritábamos “vieja chota!!”, un flaco pasaba caminando y gritábamos “Flaco Puto!!”, hasta que paso un señor calvo y gritamos “Pelado choto!!”, pero esta vez el pelado se freno, toco el timbre, y hablo con la mama del Benja.
Su mama llamo primero a benjamín y luego me toco el turno a mi, claro mi buen amigo había echo su parte, se había lavado las manos ante su madre echándome TODA LA CULPA del episodio del pelado.
No recuerdo cual fue la introducción de la mama del benja pero la última parte fue así TAL CUAL:

- …….Por eso te pido Valentin que si vas a venir a enseñarle groserías a mi hijo, andáte de aquí y no vuelvas nunca más!

Quiero decir que: el juicio de esa tarde fue muy desigual, fue como ser juzgado en Missipi en la década del 50: “¡Colguemos al Negro con Hollín!”, “¡El Rubito es Muy Bueno!”.

Viví durante varios días con el miedo de que mi abuela se enterara de la travesura, nunca lo supo y esa fue la última vez que jugué con benjamín. Nunca mas lo vi, un años despues se mudo de casa.

Yo era un nene y estaba comprometido con benjamín, en general soy una persona que se compromete con la amistad, ME CUESTA, no ser así, a pesar de ellos me acostumbre luego de mucho tiempo a tener varios tipos de amigos.

Hoy después de tantos años, como todos, con desilusiones, alegrías, y buenos momentos en la amistad, aprendí a aceptar a todos mis amigos.
Podría dividirlos en amigos del tipo 1, del tipo 2, 3 y 4. Leerlo de esa forma y en frió parece loco. Yo sé. Pero a ver si a uds. no les pasa esto:

Para mi los amigos del tipo 1 son esos que ya llevan muchos años contigo, al menos 6 ya pasaron cosas importantes y la confidencia es muy fuerte, yo soy muy sociable y solo tengo un puñado de este tipo. -Díganme si mientras leen esto no pensaron ya en algunos buenos amigos-

Los del tipo 2 son muy buenos también, los vez bastante seguido pero están como en “evaluación” porque son más nuevos o simplemente los conoces hace mucho y suelen ser menos comprometidos que vos, más fríos, distantes, no malos; simplemente son así, y talvez ya te produjeron alguna pequeña decepción.

Los del tipo 3 son más distantes y simplemente son conocidos, te hacen vivir buenos momentos, pero no sabes mucho de ellos.

Por ultimo están los del tipo 4: esa clase de personas que lamentablemente tenés que saludarlas y ojala nunca las hubieras conocido.

Creo que la vida de las personas es como la vida en la tierra: “Cada mil millones de años cae un meteorito”, y entonces solo sobreviven los mejores amigos, la escala del 1 al 5 se modifica hay decepciones y sorpresas. En esas ocasiones muchos del tipo 2 e incluso 3 se vuelven 1, pero lamentablemente también se da que los del mejor tipo, dejan de serlo.

Hace algunas horas salí a comprarme algo de ropa, y mientras buscaba remeras en el gran mesón de las remeras observe un pibe de mi edad estaba parado delante mío, al verle la cara me pareció que era Benjamín, no pude evitar pensar que a pesar de los años seguía impecablemente vestido, volví a mirar y confirme efectivamente que se trataba de mi amigo de la infancia.
Quería decirle todo, TODO, que él me enseño a insultar a la gente en la calle, que él era un mal amigo y seguro lo sigue siendo y que no va a esconderse de mi detrás de su camisa impecable.
Pero cuando volví a mirarlo esta vez el también me estaba mirando, y al observar bien, note que su esplendidez sobrepasaba lo normal: Tenía los ojos delineados con delineador femenino. Y al mirar bien mientras yo lo miraba para tratar de reconocerlo el me miraba para levantarme. AHÍ, ¡¡en la casa de ropa!!
Entonces, al darme cuenta de la situación abrí los ojos grandes como cuando Macaulay Culkin abre los ojos asustado en “Mi Pobre Angelito”.


La homofóbia se apodero de mi, solté las remeras que tenia en la mano y sin comprar nada, salí rápidamente del local a paso acelerado sin dejar de pensar en el benjamín de la infancia, y repetir en mi mente “Benjamín se la come”, “Benjamín se la come.”.
En fin, Mientras manejaba a mi casa continuaba pensando en todos los juguetes, la ausencia de su padre, y en su madre.......... sobre todo en su madre: “Lo sobreprotegiste tanto, que lo hiciste Puto”.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos bueno, tenes un estilo sencillo y cotidiano, no te complicas con estructuras complejas utilizadas solo por los necios de la literatura. Tu honestidad me refresca y hace ver un lado tuyo que no conocia. Francamente nunca pense que pudieras llegar a saber tanto de vos en tan poco timepo, despues de todo, te conozco hace mucho tiempo, y sinceramente, nunca tuve la oportunidad de saber quien eras.
Me emociona saber que compartimos algo, y que quizas en algun momento podamos conectarnos de algun modo y tener la relacion que platonicamente siempre espero llegar a tener con vos. Igualmente mi cobardia impide que este pequeño comentario no sea anonimo, el misterio es mi unica arma a tu rechazo, que a la vez es tu defensa infinita e impenetrable.
Te dejo estas palabras y me voy a dormir feliz, sabiendo que ahora veo lo que antes era un halo de sombras.
PD: No soy Benjamin.

Valentin dijo...

nose quien sos pero si Sos hombre los bagos NO ME VAN y me pone de mal humor que se me lance un tipo. Asi que no pierdas tiempo y vola de aqui

si sos mujer acercate y hablame porque como dice silvio rodriguez a los amores cobardes "...Los amores cobardes no llegan a amores, ni a historias, se quedan allí. Ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar."

Pau dijo...

Valen, esta historia es genial. Estoy leyendo tus post viejos, y tenés cosas muy buenas. Después te mando un mail y te comento más.

Valentin dijo...

graciaaaass pau!!

Schatzy dijo...

Con una de mis pocas amigas tipo 1
Escupiamos desde un tercer piso a ver quien lo hacia más grande, alguna vez nos pillaron pero ella se escondió y me vieron a mi